Conducción Responsable

Objetivo General:

Promover la construcción de una conciencia vial sustentada en valores humanos y cívicos tales como el cuidado de sí mismos y de los demás, el respeto a la vida, la solidaridad, la responsabilidad, la prudencia, la tolerancia, la autonomía, la comprensión y el diálogo, la calidad de vida y la defensa del medio ambiente.

El tránsito es un sistema en el que participamos todos: conductores, pasajeros y peatones. Es por ello que consideramos que todos estos actores deben estar involucrados en la discusión de las problemáticas vinculadas a la seguridad vial, y ser participantes activos en el planteo de modalidades y líneas de acción concretas para su resolución.

En el año 2011, continuaron incrementándose las cifras de accidentes de tránsito. En todo el país se registraron 7517 muertes por accidentes de tránsito, lo que significa un promedio diario de más de 21 muertos por día. Dado el alto índice de accidentes de tránsito, resulta necesario que todos los ciudadanos tomen conciencia de la gravedad de la situación y se comience a trabajar desde distintos ámbitos en la implementación de acciones de formación que sirvan a la concientización e internalización de conocimientos, actitudes y valores cívicos que fortalezcan la capacidad de los ciudadanos de conducir responsablemente. La conducción responsable implica no solamente el conocimiento de normas básicas de tránsito, sino principalmente la aplicación de valores y actitudes solidarias, de cuidado y respeto por la vida de uno mismo y la de los demás. Además, este concepto incluye la noción de conducción defensiva, que implica que los ciudadanos tengan una perspectiva de anticipación y percepción del riesgo.

En este marco, uno de los ámbitos más relevantes para la formación de los ciudadanos es la escuela, institución que tiene la capacidad de formar y transmitir aquellos valores cívicos que resultan indispensables para formar seres humanos comprometidos, responsables y solidarios, que sean capaces de valorar y cuidar tanto su vida como la de los demás. Conscientes que los jóvenes son cada vez más protagonistas de accidentes de tránsito, es preciso plantear recomendaciones y acciones específicas que contribuyan a incrementar su conocimiento sobre normas de tránsito, prevenir accidentes y, principalmente, internalizar valores y prácticas para una conducción responsable de diferentes tipos de vehículos. Por otra parte, cabe destacar que una de las razones principales de dirigir un programa a los jóvenes tiene su base en el reconocimiento de su capacidad para replicar conocimientos y prácticas aprendidas tanto a otros jóvenes que se encuentran dentro y fuera de las instituciones educativas en cuestión, como en sus familias.

Finalmente, cabe destacar que el valor adicional que tiene este programa es que sus destinatarios tienen la oportunidad de ser formados por voluntarios de la empresa DuPont Argentina, que son permanentemente capacitados en estas temáticas para replicar activamente los contenidos aprendidos a la sociedad. Esto constituye un ejemplo de que los valores y prácticas que se pretenden transmitir durante el programa y que resultan fundamentales para lograr superar la problemática planteada forman parte de la metodología de implementación del mismo.

Taller Conducción Responsable en las Instituciones Educativas

El taller Conducción Responsable se desarrolla en cada una de las instituciones educativas seleccionadas, en las cuales se trabaja con grupos de aproximadamente 40 estudiantes de 4º o 5º año del nivel secundario o de 2º o 3º año del nivel polimodal. El taller es coordinado por una pareja de voluntarios de DuPont, quienes estarán acompañados por la coordinación del programa (Asociación Conciencia). La duración de este taller se estima en 80 minutos.

Se proyecta a los estudiantes la presentación en Power Point de Conducción Responsable. Mediante el uso de metodologías interactivas y participativas, se incentivará la expresión de los estudiantes, la discusión sobre la temática y el intercambio de experiencias.